martes, 6 de octubre de 2009

Para no morir




Hoy no quiero que mi voz interrumpa a la suya. Hoy no quiero hablar de mí, o de nosotros, o de todo lo que significó Mercedes Sosa para nuestra generación, para nuestro país, para nuestra historia, para nuestra cultura, para nuestro continente. Hoy sólo quiero callar y escucharla, por siempre, y dejar que las canciones a las que le dio alma hablen por mí.



Zamba para no morir


Romperá la tarde mi voz
hasta el eco de ayer
voy quedándome sólo al final
muerto de sed, harto de andar
pero sigo creciendo en el sol, vivo


era el tiempo la flor
la madera frutal
luego el hacha se puso a golpear
verse caer, sólo rodar
pero el árbol reverdecerá, nuevo


Al quemarse en el cielo la luz del día, me voy
con el cuerpo asombrado me iré
ronco al gritar que volveré
repartido en el aire al gritar, siempre


Mi razón no pide piedad
se dispone a partir
no me gusta las muerte ritual
sólo dormir, verme borrar
una historia me recordará, vivo


veo el campo, el fruto, la miel
y estas ganas de amar
no me puede el olvido vencer
hoy como ayer, siempre llegar
en el hijo se puede volver, nuevo


Letra: Hamlet Lima Quintana
Música: Ambros- Rosales



En http://www.mercedessosa.com.ar/marcosmaster.htm, la página oficial de la Negra, pueden leerse mensajes llegados desde todas partes del mundo, que testimonian de manera elocuente y conmovedora el legado que dejó esta artista querida, inmortal e irrepetible, que supo ser la voz de un continente.






11 comentarios:

FLACA dijo...

Escucho la "Zamba para no morir", me doy cuenta de que la rasgaba en la guitarra y la cantaba, tratando de imitarla, cuando era niña muy niña;tendría nueve o diez años. Tomo conciencia de que la voz de ella me acompañó practicamente toda la vida.

Goliardo dijo...

Hoy me pasó lo mismo con "Alfonsina y el mar", me encontré con frases que rebotaban en mi mente: "cinco sirenitas te llevarán...", y también era su voz ¿Sabrán los artistas que hasta tal punto forman parte de nuestra vida? A mí me gusta pensar, como a los chinos, que el recuerdo de los otros es lo que prolonga la vida después de la vida. Ojalá que así sea, y que la sigan escuchando siempre los que continúen a los que nos continúen.
Un abrazo grande.

FLACA dijo...

"No hay peor muerte que la del olvido" decía Bordoli, nuestro profesor de Literatura General en el Instituto de Profesores allá en nuestros años mozos. Nunca hasta ahora supe que una frase parecida ya había sido pronunciada por la milenaria sabiduría china. Pero la frase se me quedó grabada a fuego; mucho más triste que morir es ser olvidado.Recordar es vencer el olvido de la muerte. Por eso, mientras suene su voz (y los medios electrónicos tienen eso asegurado para siempre) Mercedes seguirá aquí, vivita y coleando, siempre en la lucha.

Goliardo dijo...

Mientras te escribo, la escucho a la Negra cantar "no me puede el olvido vencer", y habla, inmortal, por nosotros. Y es como decís, recordar vence a la muerte. Y no hay nada más hermoso que ponerle esperanza al combate final, por eso me consuela siempre ( como un consuelo "religioso", que ocupa el lugar de esa ausencia)creer firmemente que la memoria vence a la muerte. Y sigo escuchando su lucha en su voz. Nos queda la maravillosa misión de ayudar a mantenerla viva, seguir escuchándola y recordándola.
Un abrazo grande, Flaca, gracias por compartir este sentimiento.

lully desnuda dijo...

"pienso que si yo no hubiese pensado de esa manera, otro hubiera sido mi destino".
Ella lo sabía, no era reconocida sólo por cantar, sino porque pensaba en la gente, en la injusticia...
Que no se apague su luz nunca, seguirá.
Un homenaje al que me uno desde mi espiritu.
Un abrazote para tí gigante y para ella mi mejor vibra para su espíritu.

Goliardo dijo...

Es cierto, Lully, seguirá su luz, que en estos días estuvo muy presente en todos. También es cierto que su recuerdo estará asociado a su pensamiento, como lo estuvo su destino, y como ella misma lo expresaba. Me alegra verte por este rincón, compartiendo este sentimiento.
Un gran abrazo.

Alicia M dijo...

Querido goliardo, hijo querido, la negra estará siempre con nosotros, en los millones de corazones que algunas vez la escucharon, en las canciones que que supo elejir con sabiduría, en sus actos valientes y estallando desde cualquier rincón con su voz inigualable. Tuvo esa suerte...nadie podrá olvidarla facilmente. Tu homenaje me hizo sentir emocionada, por ella, y por que mi hijo supo entenderla.
Un beso y abrazo grande...por siempre.

Goliardo dijo...

Recuerdo cómo en casa escuchábamos una y otra vez "Mujeres Argentinas". El buen oído y el buen corazón se educan, y teniendo esas dos cosas, a la Negra se la lleva en el alma. Y vos sabés un rato largo de educar oídos y corazones. Y además, ¿te dijeron que cantás como los dioses y tenés una voz hermosa?
Besos, maestra del alma.

Bel M. dijo...

Ésta era una de mis favoritas, después de "Alfonsina y el mar" y ¿por qué digo era? Tenéis razón, ella no morirá.
Un beso.

Goliardo dijo...

Sin dudas, extrañaremos su calidez, su sencillez, su humildad, su coherencia. Pero es cierto, nos deja el regalo de su voz única, que por suerte, es eterna. Un gran abrazo, en este rincón del mundo nos alegra saber que nuestra Negra era también de todos.

lully dijo...

Hola Goliardo,
vuelvo a verte el vídeo de la que muchos llamaban la negra, He escuchado una y otra vez sus escritos.
Ah! te dejo este enlace de otro fans de ella que le hizo un homenaje también muy lindo.

http://luisyuseff.wordpress.com/