jueves, 31 de diciembre de 2009

Goliardos en el mar





Los años nuevos son para mí el festejo más esperado y planificado del resto del año. La cercanía que esta fecha tiene en nuestro hemisferio con las vacaciones de verano nos permite desde hace años pasarlo en lugares diferentes, cercanos o distantes de acuerdo a las posibilidades del momento. De este modo hemos pasado años nuevos particulares y cargados de anécdotas que suelo relatar bastante seguido y que algún día escribiré: en Jerusalén donde nadie lo festeja, en Colonia del Sacramento mirando los resplandores de los fuegos artificiales de la costa del conglomerado urbano de Buenos Aires, en Santiago de Chile, volviendo de recorrer Machu Pichu y del Norte Chile, en Bariloche, comiendo curanto a orillas del lago Nahuel Huapi, o en Pilar a orillas de otro lago junto al que vivimos algunos años; siempre con nuestros hijos, siempre con amigos. Y aunque en los últimos dos años el tratamiento médico persistente, intenso y tenaz que debe seguir mi madre nos hizo pasarlo en Buenos Aires junto a ella, este año, por primera vez en nuestras vidas, lo pasaremos en pareja, solos, sin nuestros hijos, frente al mar.
Es larga la serie de hechos que nos trajeron hasta aquí, desde aquél día en que dejé ese cartelito de "enseguida vuelvo" en este blog. Al estrés habitual de fin de año se le sumaron inconvenientes varios, aunque sin dudas el principal, que se desenvolvió de manera rápida, fue el relacionado con la salud de mi esposa Lilian, a quien le detectaron una lesión superficial operable, que luego de extraerla y analizarla resultó ser un tumor maligno con varias señales de haber sido sacado a tiempo, pero que obliga a una nueva operación que tras sucesivas postergaciones se realizará (eso esperamos) el 5 de enero. Se trataría de una cirugía exploratoria, que confiamos (el plural incluye a los médicos) que confirme la desaparición del mal. En lo que al año nuevo respecta, para cuando en noviembre se planteó este panorama, Lautaro ya tenía armado viajar el 27 de diciembre a la provincia de Salta, a unos mil setecientos kilómetros al Norte de casa. Alentamos decididamente ese viaje porque confirma la herencia cultural de sus padres: esta noche festejará en compañía de su novia Naty y de dos queridísimas amigas suyas, ex compañeras de colegio y por consiguiente ex alumnas mías a quienes recuerdo con especial cariño. Acabo de hablar por teléfono con él y me reconforta saber que hoy prepararán para la cena mi especialidad, cuya receta transmití el año nuevo pasado a Naty: pollo a la cerveza, cocinado al wok chino. Luego pasearán por las calles de Salta, la linda, y mañana a las 7 de la mañana, partirán rumbo a Jujuy.
El año nuevo de nuestra hija Maggie será en casa de amigas, y luego, a las nueve de la mañana del 1° de enero, embarcará a Punta del Este, en Uruguay, junto con su amiga Camila, a encontrarse con Ailén, quien completa un trío inseparable desde los tres años de edad, cuando se conocieron en la escuela. Como se ve, la menor también sigue la tradición de festejar de manera errante y entre amigos, como buena goliarda que es. Hoy, 31 de diciembre, triangulamos comunicaciones entre Salta, Pilar y la costa atlántica bonaerense, adonde nos refugiamos a descansar en una soledad absolutamente buscada, durante unos pocos días que nos quedan, entre los vendavales de diciembre y la esperanza de enero. Nuestro plan es cenar en un restaurante céntrico, hasta antes de la medianoche, luego caminaremos hasta la playa, adonde brindaremos junto al mar. Ahora estoy en la habitación del hotel, con vista a la playa, en un rato partiremos a merendar en un bar con Wi Fi donde postearé este texto, para después ir a caminar otro poco sobre la arena húmeda del atardecer, y luego nos prepararemos para la cena, y el brindis de a dos que renueva la fe en un futuro en común que comenzó también junto al mar, en otro enero de 27 años atrás, cuando nos conocimos.
Es para nosotros un año nuevo fiel a nuestro estilo aventurero y andariego, por lo tanto es un fin de año feliz, más allá de todos los problemas, tanto detallados como no, del último mes y medio, y más allá de las sombras que puedan amenazar, a las que tenemos decidido enfrentar fabricando buenos momentos, alegrías, esperanzas y sueños, siempre con la copa en alto, que sólo desciende en picada para buscar nuestro beso anhelado.
Espero que el 2010 sea un año compartido con todos los que han pasado y suelen pasar por este espacio, adonde cada visita es, créanme, un sobresalto de alegría, porque siempre es bueno en los comienzos de año, renovar el compromiso con todas aquellas cosas que nos hacen felices, y que por lo tanto, se nos hacen indispensables. Espero que este 2010 sea para todos, un año de recompensas para todos aquellos que aman vivir la vida intensamente, como lo hacen todos aquellos que visitan este humilde rincón cargado de historias y sentimientos.


¡FELIZ 2010 PARA TODOS, PARA SEGUIR BRINDANDO POR ESTE PERPETUO REENCUENTRO, POR NUESTROS SUEÑOS, NUESTROS IDEALES, NUESTRAS ESPERANZAS, Y POR SEGUIR RENOVANDO A CADA INSTANTE NUESTRO COMPROMISO CON AQUELLAS COSAS, IDEAS, MEMORIAS, SENTIMIENTOS Y AFECTOS QUE LE DAN SENTIDO A NUESTRA EXISTENCIA!

13 comentarios:

media luna dijo...

Pues renuevo mis votos con el compromiso de seguir creando momentos felices para que la vida merezca vivirse a cada instante. Sé que a punto alto, pero brindo contigo y con Lilian, y con Lautaro y con Maggie, que aunque no lo creas he tenido que volver a mirar sus nombres porque es la primera vez que los escribo. Brindo por la vida!
Son tantos mis buenos deseos que prefiero que os quedéis con todos sin tener que enumerarlos.
¡Feliz Año!
¿Qué será eso de pasar una noche vieja con amigos, sin la familia, sin nadie? Debe ser realmente maravilloso renovar esos votos cada día.

Bel M. dijo...

Querido Alejandro:
Os deseo a los dos y a todas las personas que os son queridas lo mejor para estos días y para todos los que vengan, siempre.
Un gran abrazo.

Goliardo dijo...

Querida Cármen,es un gusto recibirte en este nuevo año. Te agradezco tus deseos y los retribuyo. Sé que entendés lo que significa seguir eligiendo la compañía de quien ya te acompaña desde hace años, y poder seguir disfrutándolo. Fue un año nuevo hermoso y extraño, llamándonos a cada rato con hijos y padres, es decir, en familia pero solos, lo que ayuda a renovar esos lazos, y a seguir creando esos momentos felices. Me alegro de compartirlos también con vos, y renovar este vículo en este 2010, ya que, después de todo, también los amigos como vos formaron parte de este día especial. Sigamos entonces compartiendo este año recién nacido, y los que vendrán. Un gran abrazo.

Goliardo dijo...

Gracias Bel, para mí es un gran comienzo encontrarme con tu saludo en este primer día del año, tus palabras siempre son reconfortantes y generan ese sobrsalto de alegría del que hablaba en el texto. Espero que este año sigamos compartiendo palabras, imágenes, sentimientos y buenos deseos como los que me expresás, que son los mismos que yo tengo para vos. Te mando un beso grande, esperando que este 2010 sea todo lo bueno que te merecés.

mike dijo...

LA PUTA QUE VALE LA PENA ESTAR VIVOS !!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Los abrazo a la distancia de lo kilometros y a la corta diostancia de nuestros corazones. Este fin de año estuvo lleno de brindis y de deseos y promesas para este 2010 que ya recorre sus implacables pasos, deseos publicos y privados,levanto la copa y comparto con uds mis mas fervientes deseos de exitos , de renovados votos de amistad, brindo por mar azul y esas locas vacaciones y por las proximas mas delirantes que ninguna otra, por la carpa inundada en colonia, por mi hermano EL TANO , por mi amiga (desde hace 27 años) LA FLACA y por ultimo brindo por argentina CAMPEON DEL MUNDO !!!!!. jajaja
LOS QUEREMOS ETERNAMENTE.
mike - Yoli - Frank - Anita

Goliardo dijo...

Hermano querido, vos sabés que si estamos a orillas del mar, vos estás con nosotros. Creemos haber encontrado el departamentito adonde veraneamos hace 25 años atrás, y no pudimos dejar de recordar las canciones del viejo cassette solista de Miguel Abuelo, evocando sus imágenes surrealistas, a la mujer barbuda y al enano vericueto, al caballo que pica en la puerta del camino real, a Hölderling, y a los "buñuelitos" del barquito de la alegría. Como pasa en estos casos, no pude conectar a aquel lugar con este, pero el escenario sirve para ver que hay cosas que cambian demasiado, y otras que, por suerte, siempre son iguales. Y por supuesto, el recuerdo de Las Grutas también nos acompaña. Espero que este año que comienza nos podamos dar un abrazo, que tanto nos hace falta. ¡FELIZ 2010, Y BUEN DÍA DÍA!

Alf dijo...

Como siempre tus palabras son un reflejo de lo calido y humano que es tu andar, el tuyo y de tu familia, me encantan tus palabras antiguas que le escuchaba a mis abuelos "andariego".

Un abrazo a la distancia, que este 2010 sea bueno en todo sentido.

Rolando.

marisa dijo...

Disfruta querido amigo. No tengo palabras que puedan expresar lo importante que has sido para mí y todo lo que me has aportado.un beso y gracias

©Claudia Isabel dijo...

Querido Goliardo, nada más maravilloso que renovar los votos de amor con la compañera de vida!
Me sumo al festejo, de antemano, por la absoluta recuperación de Lilian y por otro año maravilloso!
Abrazos con el corazón

Goliardo dijo...

Gracias, querido amigo Rolando, tu regreso por estos rumbos es un verdadero regalo de principio de año. Agradezco como siempre tus generosas palabras, y ojalá que este 2010 sea un año para recordar por lo bueno. Un gran abrazo andariego, que salva las distancias.

Goliardo dijo...

Gracias, Marisa querida, sabés también que el sentimiento es recíproco, y que siempre es un honor recibirte por acá. Espero que este año también sigamos compartiendo nuestras queridas letras. Te agradezco tus buenos deseos y saber que siempre estás allí. Te mando un gran abrazo, el primero de una larga cosecha que será este 2010.

Goliardo dijo...

Gracias, desde el alma, Claudia, tus palabras siempre están llenas de cariño y aliento, y ambas cosas ayudan en este momento. Al escribir esto vuelvo a creer en los Reyes Magos, ya que nos trajeron su regalo, que no es otro que lo que nos deseaste: Lilian salió bien de la operación, ya estamos en casa. La cirugía exploratoria dio resultado negativo, es decir, no hay rastros de enfermedad, aunque los resultados definitivos nos los darán en dos semanas, pero los médicos están seguros de que hay nada que temer. Lógicamente, quedarán controles futuros, pero todo parece indicar que la situación está controlada. Ahora sí podemos decir ¡Feliz año nuevo!, y es un gusto compartirlo con gente de corazón grande como vos. Espero que este año podamos compartir varias alegrías como esta. Un brindis por seguir encontrándonos, y gracias otra vez.

Lully desnuda dijo...

Hola Goliardos!!
Qué bonita foto y en el mar, toda un mundo de sensaciones. Yo acabo de llegar del mar y me siento de verdad, sirena. Allí se viven los moments extremos y memorables.
Los abrazo y para ambos un feliz 2010!!