jueves, 11 de septiembre de 2008

Palabras recortadas y dispersas alrededor de Macedonio, para un día del maestro.



[A manera de proemio, consideraciones sobre el día del maestro en Argentina]



En nuestra Argentina, se suele conmemorar la muerte, y a manera de irónico homenaje, hoy es el Día del Maestro por ser el día de la muerte de Domingo Faustino Sarmiento. Me es difícil derramar palabras elogiosas para un personaje que más allá de su ímpetu, de sus convicciones y su obra educativa, alguna vez le escribió a Mitre que no ahorrara sangre de gaucho en la batalla, por ser "un excelente abono para la tierra". Los años, el Billiken, y las maestras reproductoras del sistema, han convertido la estampa de este anciano (que alguna vez fue joven) gruñón, fumador compulsivo, mal hablado y mujeriego, en el cliché del "padre del aula". Figura polémica, "hombre moderno" de su época, fanático hasta la ingenuidad del "progreso europeo", incondicional devoto de un positivismo devaluado en racismo imperante en la época, enemigo acérrimo de todo lo que representara la cultura americana (¿los separatistas-elitistas-racistas bolivianos habrán leído el Facundo?), Sarmiento es una figura ineludible de nuestra historia, que si bien no merece ser borrada de los manuales -el olvido y la desmemoria son la mejor estrategia de la repetición-, sí merece, al menos, ser revisada críticamente, antes de seguir alimentando al cliché.
Como docente que soy, creo que tenemos derecho a reconocernos este día, más allá de las causas que lo hayan instituído, y a falta de otra fecha, tomemos a ésta, aunque sea por tradición. Lo que sí podemos reservarnos, es la elección de otros modelos de maestros que seguir, después de todo, son los discípulos los que suelen escoger. Y entonces, elijo a Macedonio como contrafigura Sarmientina, por ser un hombre nacido en el siglo XIX, pero de decisiva influencia en el XX y lo que va del XXI, que sigue transitando el camino de las vanguardias estéticas, esas a las que Macedonio, sin haber abrazado nunca oficialmente, tanto contribuyó a alimentar en nuestro ámbito. Macedonio fue maestro (además de amigo propio, heredado del padre), de Jorge Luis Borges, y su influencia pasa por Cortázar y sigue andando nuestros días. He aquí, entonces este sencillísimo homenaje.



[Primero, la voz del maestro:]




HAY UN MORIR

No me lleves a sombras de la muerte
A donde se hará sombra mi vida,
Donde sólo se vive el haber sido.
No quiero vivir del recuerdo.
Dame otros días como éstos de la vida.
Oh no tan pronto hagas
De mí un ausente
Y el ausente de mí.
¡Que no te lleves mi Hoy!
Quisiera estarme todavía en mí.

Hay un morir si de unos ojos
Se voltea la mirada de amor
Y queda sólo el mirar del vivir.
Es el mirar de sombras de la Muerte.
No es Muerte la libadora de mejillas,
Esto es Muerte. Olvido en ojos mirantes.


[Luego, la voz del discípulo:]



PALABRAS DE BORGES ANTE LA TUMBA DE MACEDONIO FERNÁNDEZ

Intimos amigos de Macedonio fueron José Ingenieros, Ignacio del Mazo, Carlos Mendiondo, Julio Molina Vedia, Arturo Múscari y mi padre; hacia 1921, de vuelta de Suiza y de España, heredé esa amistad. La República Argentina me pareció un territorio insípido, que no era, ya, la pintoresca barbarie y que aún no era la cultura, pero hablé un par de veces con Macedonio y comprendí que ese hombre gris que, en una mediocre pensión del barrio de los Tribunales, descubría los problemas eternos como si fuera Tales de Mileto o Parménides, podía reemplazar infinitamente los siglos y los reinos de Europa. Yo pasaba los días leyendo a Mauthner o elaborando áridos y avaros poemas de la secta, de la equivocación, ultraísta; la certidumbre de que el sábado, en una confitería del Once, oiríamos a Macedonio explicar qué ausencia o qué ilusión es el yo, bastaba, lo recuerdo muy bien, para justificar las semanas. En el decurso de una vida ya larga, no hubo conversación que me impresionara como la de Macedonio Fernández, y he conocido a Alberto Gerchunoff y a Rafael Cansinos Assens. Se habla de la irreverencia de Macedonio. Este pensaba que la plenitud del ser esta aquí, ahora, en cada individuo, venerar lo lejano le parecía desdeñar o ignorar la divinidad inmediata; de ese recelo procedieron sus burlas contra viejas cosas ilustres.

[Y otra vez, el maestro]

AMOR SE FUE

Amor se fue; mientras duró
de todo hizo placer.
Cuando se fue
nada dejó que no doliera.



CREÍA YO

No a todo alcanza Amor, pues que no puede
romper el gajo con que Muerte toca.
Mas poco Muerte puede
si en corazón de Amor su miedo muere.
Mas poco Muerte puede, pues no puede
entrar su miedo en pecho donde Amor.
Que Muerte rige a Vida; Amor a Muerte.

[Y por último, el irreverente aunque modesto homenaje personal, a manera de antigua glosa]


Olvido en ojos mirantes
Por y para Macedonio, claro.

Sobre la piel del olvido
transita
una gota de silencio
que se vuelve abismo.

Mirada de párpados cerrados,
ojos que duermen de día
y hacen noche la vigilia.


A.L., 11/09/08




24 comentarios:

April dijo...

Le quería preguntar si no se acuerda de una tal "María Bauchi"?
(No pude leerlo todavía porque me tiene atrapada ingles y geo : /, después le comento al respecto, perdón).

Goliardo dijo...

¡Claro que sí! Tu blog me hizo acordar a ella, otra fanática del manga y animé. Si la ves mandale muchos saludos.

Enredada dijo...

La verdad, te felicito por decir tantas verdades....
Sarmiento, ejemplo de que?
besos

Goliardo dijo...

Así es, Enredada, hay quien lee el Martín Fierro como una especie de Himno gauchesco-nacionalista, sin darse cuenta de que es una tremenda y valiente denuncia contra la represión y la crueldad del gobierno de Sarmiento. Ejemplo, seguro que no es, excepto del racismo y la represión que algunos todavía sueñan o añoran. Por eso me quedo con Macedonio, que fue fiscal de pueblo y nunca condenó a nadie. Alma sensible, reflexiva y filosófica a la que viene bien recordar, porque al otro, mejor olvidarlo.
Un beso.

Alicia M dijo...

Fué muy triste para los que creíamos en la imagen del "maestro", descubrir al hombre detrás de el. Puse en mi blog un post relativo al día...estos son algunos de los maestros que admiro!
Los que lo son de vocación y espíritu. Sé que ustedes son así...por ende...los admiro. Besos Goliardo querido.

.. Âtipicä Mäddië.. dijo...

me acuerdo de varios puntos al leer y saber del dia del maestro, aqui en ese dia siempre existen manifestaciones, por no aber igualitarismo salarial y etc..

Roberto Esmoris Lara dijo...

Y quisieron derrotar a los maestros. No admiten militantes de la vida. Los matan en Neuquén, los acribillan a sueldos miserables.
Y hacen colectas de sol los maestros que luchan, y los niños terribles de la "paco"-tillla, humillan a maestros derrumbados.
Vivan los maestros, los Macedonio de aulas despintadas, los que no aceptaron la manzana de los hipócritas de siempre.
Vivan Gogui y compañera, y compañeros de dignidades blancas.
Abrazos

MeLii dijo...

buenos dias..hago presencia por que me ha sacudido con sus palabras..
jejeje..me gusta mucho su blog aunque siendo sincera,me mareo un poco..pero se puede rescatar demasiado todo lo que expresa,la imagen de sarmiento esta mortal..creo que si hasta un mismo profesor lo ve de esa forma todos los demas tendrian que verlo asi tambiem..no solo por su opinion sino porque esta en la historia y no se puede cambiar..creo que todos tenemos ese lado bueno y malo si bien no lo damos a conocer pero es cierto tambiem que no hay que poner en un pedestal a gente que no se lo merece..
bueno ya escribi mucho..
no se que otra cosa puedo decirle..
solo que yo a usted le tengo el respeto que se le debe tener a un profesor..y el cariño que se le tiene a un ser sabio que te dice verdades y que con su habla te hace razonas y pensar muy biem las cosas..
jejeje bueno como que ya le dije todo lo que pienso de usted..
gracias por el aguante que nos tiene..
y perdon por todas esas veces que se enoja con razon pero nos cuesta familiarizarnos con un libro..estamos muy apegados a la forma facil de vivir..

sin mas que expresar..
hasta siempre..(el miercoles)
un saludo "profe de vida"

attentamente

(fue muy en formato carta..jejey le escribire algo informal)
Melina Nahir gomez..

Goliardo dijo...

Querida madre goliarda, maestros hay muchos en la vida, y los que valen son los que elegimos. En ese sentido, sin dudas, vos fuiste la primera y aún lo seguís siendo. Gracias por tu apoyo incindicional de siempre, que no hay edad ni tiempo para esos sentimientos.
Beso y abrazo enorme.

Goliardo dijo...

Atípica Maddie:

Bienvenida, tus palabras traen frescura a este espacio. Tal parece que los maestros no la pasan del todo bien en ninguna parte. Más allá de eso, es un trabajo incomparable, una lucha permanente contra molinos de viento. Pero también es cierto que no se lucha para triunfar, se lucha para seguir luchando ¡Hasta la victoria, entonces!

Goliardo dijo...

Querido tiovivo, como siempre, tus palabras no pueden ser más claras y precisas, después de todo, sos otro de los maestros elegidos en mi vida, y en el más alto escalafón de antigüedad (no por antiguo, claro, sino porque me viste nacer). Es imperdonble omitir a los Fuentealba, y a todos los anónimos que "hacen patria" de verdad, más allá del hambre, más allá de las manzanas brillantes y más allá de todo lo que atenta contra enseñar a pensar. A veces todo está tan en contra, que le da más sentido a la pelea. Gracias por dignificar con palabras nuestro humilde y cotidiano trabajo querido, y por tu corazón enorme que capta todas las sensibilidades que andan flotando por este aire contaminado. Un abrazo macedoniano.

Goliardo dijo...

¡Bienvenida, Meli, ya hacía rato que te estaba esperando!
Decís muchas cosas que llenan mi corazón de alegría, y aunque no lo sepas, el tuyo es el mejor pago que un profe puede recibir. En realidad, lo que me hace enojar a veces es sentir que no todos los alumnos sean como vos y dejen pasar de largo la mejor oportunidad que una persona puede tener: la de aprender, cosa que en nuestra sociedad es cada vez más un lujo, aunque no debería ser tal cosa.
En cuanto a tus elogios... Alimentan mi ego, pero creo que son excesivos, no me siento a la altura de tanto y temo decepcionar. Lo de sabio, dejémoselo a Macedonio que lo era, y espero que difrutes de su poesía (que igualmente veremos el año que viene). Y no creo que vos te conformes con "la manera fácil", ya que sos de las que siempre enriquecen una clase con sus aportes. ¿Cómo olvidarme de esa clase compartiendo sensaciones y sentimientos acerca de la lectura? Más allá de lo que yo pueda decir, lo que le da sentido a la palabra es la valoración que le da quien la escucha, y eso siempre me llega de vos. Otra vez gracias. Nos vemos la semana que viene.


Profe Goliardo

PD: ¿Para cuándo tu blog?

Anónimo dijo...

"Tarde pero seguro" dicen las masas, verdad?
Es interesante el modelo para remplazar a Sarmiento, y no sería mala idea llamar al pueblo para revolucionar las tradiciones. Que por nombre tengan "tradiciones" no significa que no se puedan cambiar. Tradición era que las mujeres se casaran entre los 13 y los 15 y (gracias a una especie de evolución) ya no sucede. Quizás debamos esperar medio siglo más, quién sabe.
No sé por qué Sarmiento siempre me resultó interesante, es una imagen contradictoria. No me voy a poner a filosofar por qué me voy por las ramas. Muy buena la entrada, en resumen.
Con respecto a lo de María no lo sabía, lo que sucede es que su madre es mi profesora de Arte, y nos ponemos a hablar y surgió su hija, surgió usted, evidentemente no tiene por qué sofocar su ego si a donde voy escucho hablar bien de usted, quizás sea el ámbito en el que convivo, pero sin duda ( y lo pienso yo también) es un buen profesor como dice Melina, además de ser buena persona. Lo siento, pero hay cosas que no puede ocultar.

Besos, espero verle pronto.

PD: por curiosidad, tiene una palabra favorita?

©Claudia Isabel dijo...

Alejandro, una clase magistral Maestro!
Apoyo absolutamente cada una de tus palabras. Por suerte siempre hay alguien que cuenta la verdadera historia, como vos...Siempre digo, desde mi
admiración por Mariano Moreno, que la historia la escribieron manos mezquinas que se olvidaron de resaltar los verdaderos valores de los grandes hombres, que casi siempre para los libros fueron figuritas, y sin ir más lejos, recordemos que a los grandes revolucionarios, como French, la historia lo pone como el boludo que reparte escarapelas, jajaj, quien cuenta sobre sus valores...luego endiosan figuras pequeñas que parecen ser grandes frente a los ojos de un niño. Está en nosotros cambiar esta historia y decirles a los chicos que el día de la raza es el día de la vergüenza, del dolor, del racismo y del genocidio de los verdaderos dueños de estas tierras...en fin...
Tu homenaje es muy bello!
Y MAcedonio un grande de verdad!!!

ahhh, muchas gracias por tu regalo y las palabras hermosas que lo
acompañan.
Abrazos.

Goliardo dijo...

Sole querida, gracias como siempre, de verdad, creo que no hay nada como el elogio de un alumno, que sé que no es adulación porque como alumna sos exigente, me consta. Como profesor a veces tengo complejo de figura odiosa, de pesado, amargo o aburrido, por lo tanto la aceptación es un muy buen paso para poder enseñarle al otro. Y si además al alumno le resulta relevante lo que le enseñan y le agrada cómo lo hacen, sospecho que ese alumno va a aprender y le va a "sacar el jugo" al profesor. Da gusto comprobar que eso ocurre, y claro que el afecto es importante también, y hace del clima de trabajo una verdadera delicia, un placer que le quita todo peso a la tarea.
Con respecto a otros comentarios favorables, también me alegran, porque con los años, por suerte, uno se va quedando con el recuerdo de ex alumnos que también nos hicieron el trabajo fácil y transformaban a la clase en una amena y agradable charla amistosa. Debe ser que te movés en cierto ámbito, es cierto, uno va conformando un núcleo de afinidades, por lo visto. Es decir, creo que deberías conocer a María, es un personaje interesante, muy linda persona que va a tener varias cosas en común con vos, y me alegra que la vida las junte en diferido porque para mí es como si fueran compañeras de banco, pasaron por las mismas aulas y lugares pero en diferentes momentos.
y por último, sí tengo una palabra favorita, a la que le rendí culto en mi adolescencia y me sigue pareciendo musical y bella, como lo que designa. Quizás no sea muy original, quizás suene algo demagógico, pero es así, o al menos cumplo con el mandato de juventud: mi palabra favorita es MUJER; su sonido es musical, se pronuncia y nace con los labios cerrados, para dar paso al soplido suave de la u, y luego la aspereza de la j y cierra en esa terminación de infinitivo verbal. Esa combinación me suena algo exótica para el castellano, al que asocio con el predominio de vocales abiertas y sonidos sibilantes. Perdón, no me quería extender en una especie de clase, pero es que al sentirme en la necesidad de justificar, me hiciste reflexionar en lo que a los 16 no podía, y ahora me resulta musical y poéticamente interesante. Quizás escriba un poema al respecto, en ese caso habrás sido el puntapié inicial de esa reflexión.
Te mando un saludo, nos vemos en la semana y te felicito por el 10 predecible que te quedó en el trimestre, que desde ya, nada tiene que ver con todo esto sino con tu laboriosidad, estudio entusiasta y mérito propio.

Goliardo dijo...

¡Gracias, querida poeta Claudia Isabel! Por lo visto, no hace falta disertar mucho para encontrar una misma lectura de nuestra historia: Moreno, Belgrano, Castelli, French, la generación sacrificada y brillante de la gloriosa Revolución de Mayo, los que prendieron la mecha, los intelectuales sensibles y apasionados que no llegaron, por desgracia, a sobrevivir a los diez años siguientes. Y en especial el pobre Moreno, el primer asesinato mafioso de nuestra historia, ese fuego que necesitó el mar para apagarse, como poéticamente (¿y con cinismo?) lo definiría su enemigo político Saavedra.
Es bueno, aunque a veces triste, revisar nuestra historia, y entonces resulta que caemos en la cuenta de que vamos construyendo nuestro panteón de héroes paralelo al de la mezquina historia oficial. Entonces, ¿para cuándo el monumento a Macedonio? Podríamos empezar por juntar las llaves.
Te mando un gran abrazo, estilo Posta de Yatasto.

©Claudia Isabel dijo...

Alejandro te dejo este link de otro blog mio de cuentos, para que leas un homenaje que le hice a Mariano Moreno, donde me atrevo a imaginar los últimos momentos del gran revolucionario.

http://cuentoypunto.blogspot.com/2008/05/revolucin-de-mayo.html

Un abrazo

ángel dijo...

Buscando a don Macedonio, arribé a tu espacio y a esta documentada reseña que te agradezco.


Saludos...

Ceci Belussi dijo...

Profe! No puedo creer que haya llegado acá. Feliz día! (aunque con todo lo que hacen ustedes por nosotros, los tendríamos que felicitar todos los días!).
Juro que leo las cosas tan lindas que escribe y me siento como Juan Dahlmann en el tren, que no sólo le parecía ir al Sur, sino también al pasado. Pero yo estoy en la cocina de mi casa, que no se parece en nada a un tren de 1939,pero definitivamente siento que no solamente mi vista está viajando por el monitor, sino que mi cabeza vuelve al pasado, al salón del Modelo a las clases de Lengua y Culturas... y siento que si me dieran la oportunidad de pedir un deseo (y saber que realmente se va a hacer realidad) pediría volver al 2007, y no me importaría tener que volver a leer los libros, hacer monografías (leyendo Cien Años de Soledad unas 3 veces y además La Bilbia-sólo a mí se me podía ocurrir hacer algo de ese estilo!-), estudiar para pruebas y preprarme para los integradores (que ahora que nuestras vidas están llenas de parciales y finales la idea de un integrador no me parece nada desagradable).Es muy cierto lo que dice acerca de que ya fue eso de poner a Sarmiento como "padre del aula", porque si bien es un personaje histórico bastante interesante, la persona deja mucho que desear. Igualmente, y sin ofender, prefiero mil veces leer Facundo antes que Martin Fierro (y sí...algunas cosas no cambian más).
Me acuerdo de la última semana de clases cuando nos dijo "tienen que venir la semana que viene para dar la prueba de Cien Años de Soledad" y yo dije "NOOOOOOOOOOOO! pero yo quiero vacaciones YA!", y pienso qué tonta fui...porque nos dio la oportunidad de volver al colegio una vez más, aunque sea para rendir un examen. Y como dije antes, si me dieran la oportunidad, lo volvería a hacer. Es verdad lo que dicen siempre: que las cosas las empezamos a valorar cuando ya no las tenemos. Yo igualmente tengo la esperanza de poder viajar en el tiempo algún día, así que tal vez nos volvamos a ver en el pasado...o mejor me doy una vuelta por el cole y paso a saludar que va a ser más facil, ¿no?
No hay palabras para agradecer todo lo que nos enseñó, pero espero que un simple (aunque cariñoso) "gracias" sea de su agrado.
Nos vemos algún día de estos.

Anónimo dijo...

Che, con Sarmiento no se jode, eh? Había que ver lo que eran esos gauchos. Y Macedonio es un invento de Georgie. Así que...

abbas cucaniensis dijo...

Che, no se metan con el Loco, eh? Había que ver lo que era el gauchaje de aquella época. Y Macedonio es un invento de Georgie. Qué embromar! Psst.

Goliardo dijo...

Gracias por lo que decís, querida Cecilia, es un honor viniendo de semejante alumna, creeme que simplemente palabras como las tuyas son el mejor pago a nuestro trabajo. Espero verte seguido por acá. Y espero encontrarte visitando nuestro querido colegio en estos días. Nos vemos.

Goliardo dijo...

Querido Abbas, sé como piensa, y Ud sabe también lo que yo pienso. Después de todo, si ve con atención, hay un costado sarmientino que rescato. Pero lo de los gauchos... vamos, con ese criterio hay que ver lo que son ciertos habitantes del conurbano bonaerense hoy en día. Nada justifica ese tipo de barbaridades racistas, si voy a admirar a alguien por su inteligencia y lucidez, sólo voy a pedirle eso mismo, como en el caso de Sarmiento. Pero hay que animarse a reivindicarlo, como Ud o como Borges, por citar a dos de los que más admiro. Seguiremos discutiendo el tema cuando vuelva por estas pampas, vino e improperios mutuos mediante. Lo extrañamos.

abbas cucaniensis dijo...

Decir barbaridades era (precisamente!) una especialidad del Loco. Creía el Insigne Sanjuanino que el gaucho (por constitución física, pero más aún por constitución social) no era el sujeto adecuado para poblar nuestros campos. Cosas del positivismo, claro, de las que no eran ajenas otras figuras de la misma época (tanto criollas como extranjeras). Ahora, lo de la famosa carta a Mitre se refería más a los gauchos "propios" que a los ajenos. Y la "crítica" de Hernández (léase "Martín Fierro") era más bien la del sojero de hoy en día: pura conveniencia. El argumento era: no me lleve más mano de obra a la frontera. Porque después, el gaucho Fierro era (siempre según J.H., eh?) trabajador a veces, borracho las más, pendenciero siempre, homicida, y más racista que Sarmiento (era lo que se llevaba, capta?: hay que ver lo que dice de los negros y los indios!). Con ese material, claro, Sarmiento no iba a poder construir Argirópolis. Y si hablamos de "racismo", séame permitido observar que la actual (sí, la actual, la de 1994) constitución de la nación dice en su art. 25°: "El Gobierno Federal fomentará la inmigración europea". Textual. No otra.
Así que...
Abrazao.