domingo, 1 de noviembre de 2009

Inercia inerte



¿Será posible salirse de la atrofia
del vacío de los años huecos,
de tantos días de ilusiones secas,
de tantos siglos de venas y serpientes
que devoran y anudan la garganta?


Con las manos enredadas,
y la boca cicatriz
de un viento de horrores
mudos e invisibles
¿Será posible enderezarse
y caminar entre las llamas,
con el grito apagado,
las ganas devastadas,
los sueños traicionados,
los abrazos a la nada,
pegadas las ausencias,
atorados los silencios?


Con la frente marchita,
con la frente espantada.


Porque la poesía es a veces un dardo certero que se clava en el alma, porque a veces es desagarro y otras vuelo, quiero dedicar este poema a Claudia Isabel, que tanto sabe de estas cosas, y tan bien las pone en palabras.


Ilustración: aaaahh 2, de J.Jesús Fernández

36 comentarios:

©Claudia Isabel dijo...

Que fuerte goliardo!(esperá que me reponga)
Siempre digo que tus maravillosos comentarios, esa mirada diafana/ linda que posás sobre mis poemas, me parecen muy generosos. Decirte "gracias" me parece poco y no encuentro la palabra adecuada...
ayyy, este hermoso poema! me lo llevo con mucho cariño porque viene de vos y es bello...gracias querido Goliardo! :)
Te abrazo siempre y hoy emocionada.

April dijo...

Sinceramente, no pude evitar que, mientras lo leía, se me cruzara la imagen de una estudiante en medio de la madrugada, luego de una semana bastante dificil y que aun no estaba decidida a terminar, leyendo cuentos de Borges tratando de extraer con algun razonamiento logico (o intento de razonamiento logico) algo asi como "que irá a tomar? La forma de la Espada seguro... que pregunta hara?...". Lo que es la asociacion libre, eh?.
Perdone que hace mucho que no pasaba por aca, no se que me ha sucedido! No, es imperdonable, lo sé. Pero si sirve de algo he de decirle que me ha fascinado este poema, por lo menos puedo tener algo en claro a pesar de mi ausencia: sigue escribiendo tan bien como siempre.
No necesito un doctorado para afirmarlo ni hacer una monografía para insinuar la posibilidad de que así sea, no? por favor, no.
Ajaja, se lo quiere, Profe :)
Ya estamos a fin de año y todo pareciera suceder por inercia :/

April dijo...

PD: que buena lista de reproduccion que tiene. Y ese grupo Muse... que bueno, por favor. De donde lo saco? :P

Santi el de Los Divagues dijo...

Por lo menos dejás la puerta abierta
por lo menos se atisba una esperanza
por lo menos se quedan tus preguntas mintiendo que no saben las respuestas.

Traicionados igual sueños son sueños
devastadas las ganas siguen ganas
un abrazo a la nada es un abrazo
y a la ausencia le quedan los recuerdos.

Esta frente espantada de Goliardo
estos versos tan bellos, dolorosos,
están llenos de vida y no de inercia.
Y recuerdo los versos de una amiga
que no se preguntaba ya más nada
herida por la luz de la conciencia:

"Lo triste lo peor fue haber vivido
como si eso importara
vivido como un pobre adolescente
que tropezó y cayó y no supo
y lloró y se quejó
y todo lo demás
y creyó que importaba."

FLACA dijo...

Admiro mucho a la gente como vos que es capaz de escribir tanto prosa como poesía y hacerlo bien, maravillosamente bien.

Respecto a si "será posible", yo creo que sí, absolutamente. Si no crees mirá al Pepe; ya sé que en estos días estoy hipersensible políticamente hablando (espero que mis amigos aguanten hasta que pase este mes), pero el Pepe es una muestra de que todo es posible y de que la resistencia del hombre es infinita. Un abrazo,Goliardo; buen domingo.

Troba dijo...

Hermoso poema, mezcla de optimismo y desesperanza

Goliardo dijo...

Claudia, amiga y poeta querida, el regalo es más que merecido, no por el desaliento que quizás transmita el poema precisamente, sino por lo que pueda tener de poesía. El agradecido soy yo por todo lo que regalás en cada poema, por los girones de tu alma que entregás a veces, por la ternura y el sentimiento que nos regalás otras, por la belleza que nos llevamos siempre. Espero poder devolverte un poco en estos versos de todo el placer que siempre significa leerte.
Te mando un abrazo sincero con luces y poesía.

Goliardo dijo...

¡April! Si hay un retorno que me emociona, sabés bien que es el tuyo. A los buenos amigos se los recibe simplemente diciéndoles "como decíamos recién", y se sigue una conversación interrumpida quizás hace años. Lo que importa es que en medio de este caos que es el último mes de clases, nos hagamos tiempo para retomar la buena costumbre de encontrarnos por estos rumbos, sobre todo ahora, que me pongo nostálgico y me acuerdo de hace un año atrás, cuando me dejabas comentarios y nos quedaba la alegría de saber que nuestra casa, el Modelo, nos iba a seguir reuniendo un año más. Ahora, sueño con un futuro cercano donde este blog sea el espacio que nos reúna. Como sea, vos sabés muy bien que siempre me resulta muy grato leer tus comentarios. Gracias Sole, en los próximos días me tocará esmerarme a mí para comentar lo que vos estás escribiendo. Y sé que también será un placer leerlo. Un beso, nos vemos en la semana ¡Carpe Diem!

Goliardo dijo...

Lo bueno de hacerle conocer algo a otro es que siempre ese otro tendrá una evocación nuestra cada vez que vuelva sobre eso que le hicimos conocer. Sabés bien que me gusta Muse (banda que conocí por una alumna a la que aprecio mucho), así que tenés recuerdo asegurado para rato. Otro beso.

Goliardo dijo...

Santi querido, tu capacidad para leer y comentar no deja de asombrarme. Tus comentarios hacen brillar al texto comentado, y a la vez son de una belleza que hace leerlos una y otra vez. Este poema-comentario, es el sueño de cualquier autor. Encuentra el desaliento, pero ve la puerta abierta, y por allí se mete, la bre de par en par, deja entrar esa luz platónica, que enceguece al principio para permitirnos ver con claridad después. Y a la vez, tanbién se cuela esa otra luz, la de la conciencia, que tan bien definís, la que cala hasta los huesos, y nos hace ver ese desaliento desesperado, que de pronto vuelve a todo gris. Captaste de manera formidable el estado de ánimo fugaz que me atacó hace un par de semanas, cuando lo escribí, y ahí lo dejé esperando su momento propicio. Sólo faltaba un fin de semana entero de lluvia intensa para que, paradójimente, viera la luz. Ahora le despejaste el cielo. Sos un grande, Santi, es un gusto y un honor tenerte por acá. Un abrazo.

Santi el de Los Divagues dijo...

Querido amigo poeta:

Hay poemas como el tuyo a los que solamente se me ocurre contestar con otro poema. Son como disparadores, motivadores. Yo antes no me animaba a hacerlo, hasta que un día, el Fantasma de García me puso en el blog, "habría que responder a los poemas con poemas"

Me olvidé de decir que los versos entrecomillados son de Idea Vilariño y son del final de un poema más extenso.

Goliardo dijo...

Gracias Flaca, quizás la mayor parte de las preguntas que nos hacemos son retóricas, y como dice Santi, sí sabemos las respuestas ¿Sabés una cosa? Como le conté recién a Santi, al poema lo tenía esperando hace un par de semanas: tenía la intención de dedicarlo a esta gran poeta que es Claudia, pero me parecía tan desalentador que dudaba. Hace unos días, por mail, a partir de una "charla epistolar" con nuestro querido Tordo, caí en la cuenta de la decadencia de nuestra sociedad argentina, de cómo fuimos empeorando humanamente. Ayer releí el poema, y encontré que quizás se le podía dar, también ese sentido más social que individual.
Por eso, cómo no va a ser posible tener esperanzas en Uruguay, después de tantos años caminando entre las llamas, de resistir vientos de horrores, de sueños sin traicionar ¡Es tanto lo que queda por soñar que hasta contagia! Como para no estar sensibilizado, Flaca ¡Hasta acá estamos haciendo campaña!
Te mando un gran abrazo, amplio, bien amplio.

Goliardo dijo...

Gracias Troba, es cierto esa mezcla contradictoria de optimismo y desesperanza, quizás porque a veces la pregunta deja el espacio para la respuesta, mientras que la certeza, la afirmación niega toda alternativa. Entonces, sigamos dudando, sigamos preguntándonos.
Este abrazo,en cambio, sí es certero, sin dudas, sin preguntas.

Goliardo dijo...

¡Querido Santi!¡Qué bueno que estemos sincronizados y estuvieras por aquí mientras te contestaba! Maravillosa idea la del Fantasma, pero hay que poder hacerlo, y encima hacerlo bien. Con respecto al poema del final, me imaginaba, pero como no lo conocía, lo iba a buscar por Internet para leerlo completo. Ahora que lo confirmo, tengo más motivos para encontrarlo.
Otro abrazo, hermano y cófrade querido.

©Claudia Isabel dijo...

Goliardo, voy a poner este poema en mi sidebar, si me lo permitís.
Otro abrazo, genio!

Goliardo dijo...

¡Pero como no, Claudia! Me hacés un honor inmenso. Acabás de ponerle sol a la noche gris de un domingo lluvioso. Me alegra infinitamente que te haya gustado, ya que, como comenté más arriba, dudaba en dedicarlo por el desaliento que transmite el texto. Pero me decidió, finalmente, encontrar que el poema se acercaba a ese desgarro que a veces encuentro en tus textos, que sabés expresar maravillosamente. Múltiple será el honor, entonces, de encontrarme allí. Gracias de todo corazón. Abrazos inmensos, poeta singular.

La Mosquetera dijo...

...¿Será posible enderezarse
y caminar entre las llamas,
con el grito apagado,
las ganas devastadas,
los sueños traicionados,
los abrazos a la nada,
pegadas las ausencias,
atorados los silencios?...

Sí, es posible, pero sólo con hondas cicatrices marcadas en un corazón otrora hermoso.

Anónimo dijo...

Muy bueno

©Claudia Isabel dijo...

Querido Goliardo, el honor es mío!

Yo creo que con la poesía hacemos catarsis. No sólo es nuestro miedo, nuestro sentir, nuestro desgarro; los sensibles somos esponjas, y todo lo que nos rodea nos toca profundamente; no sólo las personas, sino la música, una imagen, un cuadro, una palabra, un país...así somos, y que bueno que las emociones nos golpeen.
Por lo general me pasa que algunos lectores del blog se apenan al leer alguno de mis poemas, y piensan que estoy muy mal, muy triste; vos que sos actor y escritor, sabés que nos metemos en esa piel y sufrimos, sentimos todo en carne viva, luego salimos, y la vida fluye maravillosa. En mi caso, soy alegre, tengo mucho sentido del humor, y como cualquiera, muchas veces se mezcla la persona y el personaje...la vamos piloteando amigo!

Te abrazo agradecida

media luna dijo...

Querido Goliardo: Ya sabes que siempre digo que la poesía es del que la lee tanto como del que la escribe, y aún habiendo leído a tus comentaristas y admiradores e incluso después de haber leído a Santiago, me atreveré a dejarte mi mirada.
Me he quedado flotando con cada pregunta, caminando entre las llamas, ahogando los gritos que queman el alma, intentando esconder las pocas ganas y los abrazos a la nada. Intentando olvidar las ausencias y tapar mis oídos al silencio. Y te juro que es posible cruzar entre las llamas y esconderse y olvidar y escuchar los silencios sin quedarte sorda. Lo que no pude responderme es por cuánto tiempo se puede permanecer así. Algunos quizá hasta la muerte, otros, los más valientes, volverán a renovar las esperanzas.
Siempre supe que eras un escritor de los pies a la cabeza.
Precioso poema.

marisa dijo...

Mi querido Alejandro...No sé si será posible, pero la palabra poética nos salva del naufragio, nos acuna y nos protege.Yo vengo a que me acunes y me protejas, a estar entre tus palabras rodeado de tanta "buena gente"Un enorme abrazo.

Goliardo dijo...

Querida Mosquetera, no lo dirás por ti, porque tu corazón, ese que nos abres en tu espacio, es cada día más sensible y bello, se conmueve vibra sueña y contagia. Y si hay cicatrices, eso son, marcas del tiempo, de haber vivido y haber caminado los senderos que la vida proponía en su momento. Prefiero los corazones con cicatrices, aunque sean profundas, porque son marcas de haber vivido, de haber sufrido, de haber caminado entre las llamas. Prefiero eso a un corazón vacío, y ten por seguro que el tuyo aún tiene mucho para brindar.
Te mando un abrazo, de este corazón viejo y arrugado, al tuyo, que aún late, atravesando adversidades, por que es un escudo que te protege y a la vez te envuelve. Allí me refugio entonces.

Goliardo dijo...

Gracias Anónimo, aunque potencialmete puedas ser muchos, mejor sería reconocerte. Un abrazo agradecido.

Goliardo dijo...

Hoy, justamente, les explicaba algo similar a mis alumnos: solemos identificar esa primera persona de la poesía (ese "Yo poético") con el autor, cosa que quizás no nos pasa con la narrativa. Es indudable que somos la matriz de esos sentimientos, alguna vez los experimentamos, y quizás el poema nace de una reminiscencia de un sentimiento pasado. Creo que en este caso fue un sentimiento fugaz, exorcizado poéticamente en ese momento.
Por eso me resulta absolutamente acertada la asociación que hacés entre el actor y el escritor (sabés que primero fui lo uno, y ahora intento lo otro). Me fascinaba verlo a mi viejo frente al espejo del camarín, transformarse en otro, al que después, como él mismo señalaba, dejaba colgado en una percha, hasta el día siguiente. Y también es cierto lo que decís, que a veces se mezclan persona y personaje. Y a veces, también digo que soy varios personajes, según la ocasión: el profesor serio, a veces y otras inflexible, el amigo jovial, desaforado y ocurrente que sorprendería a mis alumnos (el goliardo en estado puro), otras el sensible que se conmueve ante un melodrama cursi, y otras el intelectual que desprecia esos mismos melodramas. Quizás el artista tenga algo de esquizofrénico controlado. Como sea, entre todos los yo que andan por ahí nos llevamos muy bien, y hasta a veces nos ponemos de acuerdo y alguno de ellos habla por todos nosotros.
Entonces, te mandamos un abrazo, que en realidad son muchos distintos(uno por cada uno de nosotros).

¿Te confieso algo? ¡Me emocionó ver mi poema en la Perla! ¡Gracias Claudia!

Goliardo dijo...

Gracias, queridísima Carmen, es cierto, no se puede permanecer por siempre así. Quizás, al momento de escribir, hay una parte nuestra que vive el sentimiento conscientemente, y otra inconsciente, que lo deja fluir en palabras. Santi me hizo ver que, mientras conscientemente quería, quizás, plasmar ese desaliento lúcido, no lo hice afirmando, sino preguntando, lo cual deja esa puerta abierta que no había pensado. Y como le señalaba a Claudia, el sentimiento fue una consciencia momentánea, y la necesidad de salirme pronto de ese punto de vista. Este yo consciente que escribe ahora, piensa que nuestra vida, nuestras carencias, nuestras frustraciones, etc., a veces no son más que una de las posibles lecturas que hacemos de nuestra existencia. Todo depende de cómo lo leamos. Y entonces es cierto, el poema también es del que lo lee.
Gracias, querida amiga, por tus palabras siempre bellas y por tus lecturas enriquecedoras.

Goliardo dijo...

Tantas veces me he refugiado en tus palabras, tantas veces lo sigo haciendo. Tantas veces me miré en el espejo de tus sentimientos, me encontré en tus tristezas, me alegré en tus ilusiones. Tantas veces he dicho "me pasó", pero no sabía como decirlo, y Marisa lo dice de una manera tan bella, que hoy acunarte y protejerte en mis palabras me resulta tan gratificante, que sólo una cosa lo ensombrece: el sentirte habitada por cierta tristeza, que todos podemos tener, pero que pocos pueden expresar como lo haces tú. Si es así, creeme que si pudiera buscaría una por una las combinaciones de palabras más hermosas para arrancarte una sonrisa, tejería guirnaldas de poesía para colgarlas en tu calle, dirigiría, batuta en mano, a la orquesta de los vientos para que susurren felicidad en tus oídos, y convocaría como un hechicero a tus sueños más hermosos para hacerlos realidad.
No creas que es gran cosa, son sólo unas monedas comparado con lo mucho que se le debe a alguien que regala tan bellas palabras que nos tocan suavemente el alma, con la punta de los dedos.
Ya sabes que esta es tu casa, grandiosa poeta, puedes venir a refugiarte todo lo que quieras, a obsequiarnos la música de tus letras, o en busca del silencio que adormece y que repara. Esta es tu casa, y tiene el color de esa luz que irradias.
Un abrazo cálido y luminoso.

Bel M. dijo...

El poema es hermoso y casi desesperado. Digo casi porque son preguntas y no afirmaciones, entonces veo esperanza todavía desde el que pregunta y yo, pues si me permites voy a responder lo que intuyo, que sí, sí es posible para ti... las frentes marchitas también son hermosas y el sueño, el sueño puede superar el espanto.
Un abrazo inmenso, querido amigo.

Goliardo dijo...

Como siempre, mi querida Bel, me dejas asintiendo en silencio. Contestas a la poesía con poesía, (como dice Santi más arriba): "las frentes marchitas también son hermosas y el sueño, el sueño puede superar el espanto". No puedo rebatir semejante argumento poético, y confirmo que "df" es "da fe". Me sumo a los pedidos de que nos dejes disfrutar de tu poesía un poco más. Eres una gran guía para caminar entre las llamas (¿"de fuego"?). Un abrazo encendido.

El Tordo dijo...

Goliardo, querido goliardo, debrías ser yorugua o por lo menos vivir entre nosotros. Creo además que te hemos contagiado tanto nuestro entusismo que te vamos a tener que nacionalizar y sacarte una credencial antes del 29/11/09.

No leo poesía, me cuesta concentrarme por la disleccia, pero es fantástico el concepto de tus versos. Tengo una sana envidia contigo, con el Santi por la faclidad que tienen de "versear"

Goliardo dijo...

Lo de la capacidad de "versear" es mi rasgo indudablemente argentino. En cuanto a lo de nacionalizarme, ya sabés, no tengo ningún problema en adoptar doble o triple o cuádruple ciudadanía (también tengo mi parte italiana, y ya que estamos, la española me encantaría), aunque la yorugua ya la adopté por mi cuenta, unilateralmente. Así que ningún problema en hacer los papeles ¡Claro que me encantaría votar allá!¡Y ya sabés que vivir del otro lado del charco es un sueño! Como testimonio tengo un post de principios de este año: "Colonia del Sacramento", pero el problema es que también es un poema.
Te mando un abrazo enorme, Tordo querido, todavía no hice las chuletas (la patrona ya las compró, y las tenemos programadas). Ni bien las haga te cuento, hermano ¿nohé?

Marple dijo...

Hola, Goliardo:
ya sabes que te leo, porque te he mencionado en mis comentarios.
Hay varios comentarios (el de Claudia Isabel, por ej.) que han aclarado mis ideas sobre la naturaleza de los poetas.
Mis conocimientos sobre Literatura son los de una autodidacta, ya que sólo tengo los conocimientos del lejanísimo liceo(soy maestra retirada).Mi curriculum se resume en medio siglo de lecturas ininterrumpidas y nada más.
Por eso me viene muy bien pasar por acá , de alguna manera, tengo un profe de literatura en forma gratuita :)

Valoro mucho el amor por tu madre. Tengo un hijo con el que tengo una hermosa relación aunque como tu madre bien lo sabrá, es difícil ser amiga de un hijo sin sobreponer las funciones de madre.

Recuerdo las excelentes actuaciones de tu padre.

Desde "el Uruguay profundo", como se dice ahora para designar al interior del país

un abrazo

Goliardo dijo...

Querida Marple, es un altísimo honor tenerte por acá, así como también lo es el leer esa "metaliteratura" que se lee muchas veces en los comentarios (tanto de este como de otros blogs), ya que no sólo nos vinculan, sino que además generan un excelente intercambio donde todos aprendemos o reflexionamos sobre algo a partir de un texto. En ese sentido, puedo decir que ya soy lector tuyo (tanto de tu blog como de tus comentarios), y puedo asegurar que ese medio siglo de lecturas que señalás te otorgan pergaminos que superan a los de un título que se obtiene en algunos años de estudio. El conocimiento literario se da con la lectura, el estudio sólo la ordena y sistematiza, le pone un nombre a las cosas, y da algunas herramientas, pero lo escencial nunca se termina de aprender (por suerte, así seguimos buscando). Es decir, como poeta yo también soy un autodidacta, trato de aprender cada vez, de cada experiencia, y en la lectura, muchas veces mis alumnos me enseñan a ver cosas que nunca se me hubiera ocurrido mirar, quizás enceguecido por los antojos de mis esquemáticos conocimientos. No se trata de falsa modestia, es la pura verdad, y creo que es bueno saber que todos podemos aprender de todos. De todas maneras, si querés hacer de alumna, bienvenida, es un lujo y un compromiso jugar a enseñarle a semejante lectora, pero sabé que yo también estoy aprendiendo, y que también lo hago leyéndote.
Gracias por lo que decís de mi vieja, no tengo dudas de que vos con tu hijo tendrás una relación parecida a la nuestra: mi vieja es una gran lectora, aunque no "profesional", es música, y en parte responsable de lo que terminé siendo, además de ser noble, buena, aguda y muy divertida, así que encuentro muchos puntos de contacto con vos.
Y con respecto al viejo, un genio (con una personalidad y una vida más complicada), de quien guardo un recuerdo emotivo y vibrante, lleno de admiración y orgullo, y me emociona que lo recuerden. Si recorrés el blog tengo algunos posts dedicados a contar aspectos de su vida, algunos no muy conocidos y terribles, y otros que reflejan la chispa vital que guíó su existencia.
Te mando un gran abrazo, es un placer enorme leerte acá o en cualquier parte. Abrazos también para ese Uruguay profundo, al que me encantaría recorrer.

andal13 dijo...

Es posible.
Pero el precio a pagar es altísimo.
Y casi nadie está dispuesto a dar nada para salir del cómodo vacío de la nada.

Goliardo dijo...

Ufff, qué profundo, qué duro y qué real lo que decís, Andal. Tal vez el sentiimiento matriz de este poema haya sido ese, la sensación de cómo a veces nos vamos dejando arrastrar por esa nada tranquilizadora que nos proponen, y que nos arrastra a la rutina y a la "seguridad" que se come los pocos años que tenemos para hacer algo que tenga sentido. La tranquilidad de no plantearse nada y ser "felices", renunciando a otras dolorosas formas de la plenitud. Lo dicho, qué duro y qué real lo que dispara tu lectura. Un lujo tenerte por acá, sobre todo sabiendo que como yo, estás corrigiendo y robando tiempo a tu poco descanso para dejar palabras que no pasan de largo, que salen de la atrofia.
Un gan abrazo.

andal13 dijo...

Si supieran lo que se pierden los partidarios de la "feliznada"... Cuánta belleza puede haber en el sufrimiento, y qué multitud de sensaciones, emociones, ideas, se sienten/piensan tras haber superado ciertos escollos...

Goliardo dijo...

Ultimamente los veo por las calles, pero también por las aulas, abúlicos, aburridos de la nada de tenerlo casi todo, con sus aparatitos electrónicos de vaciar cabezas y ostentar, mirando con desdén esas cosas que a mí me entibian el alma. Qué sabrán ellos, qué sabrán, si al final son pobres, pobres almas.